junio 14

Una ciudad nueva que no olvida su pasado

Uno de los lugares que más ganas teníamos de conocer es Hiroshima, sobre todo después de haber leído el manga «Hiroshima» de Keiji Nakazawa. Aunque íbamos más o menos mentalizados para lo que nos podíamos encontrar, la ciudad nos sorprendió por su amplitud, su arquitectura moderna y su tranquilidad. 

Pero Hiroshima también es una ciudad viva, que quiere recordar su pasado para aprender de el, y por ello han creado el Parque Memorial de la Paz, donde se encuentra la Cúpula Genbaku o de la bomba atómica, que hoy día es un icono del país. 

A pesar de que no es una visita fácil emocionalmente hablando, merece muchísimo la pena recorrer el parque y cada una de sus esculturas recordatorio, además del Espacio Memorial por las víctimas y el Museo de la Paz, puesto que en su conjunto sirven de aproximación al hecho histórico y, sobre todo, a sus consecuencias y cómo reaccionó frente a ello el pueblo japonés.

noviembre 4

Maravillas naturales

Muy cerquita de Reikiavik nos encontramos con tres de los puntos naturales más visitados de Islandia:

  • Catarata de Gullfoss: caminando en romería nos topamos con una catarata muy curiosa, dividida en dos tramos, con una caída brutal a una garganta. Un espectáculo alucinante, con múltiples posibilidades para ser visto.

ihortal-1660

  • Geysir, «el géiser que da nombre a todos los géiseres del mundo». De nuevo nos topamos con el olor a podrido, pero en este caso resulta «divertida», puesto que la presión provoca que, cada x (siendo x un tiempo indeterminado), surja de la tierra un chorro de agua que moja a todos los que estaban esperando su salida cámara en mano.

ihortal-1661

  • Þingvellir, el antiguo Parlamento islandés: allá por el 930 los islandeses decidieron que el mejor sitio para realizar asambleas era la separación de dos placas tectónicas, un cañón natural bastante profundo que hoy día es parque natural.

ihortal-1663

diciembre 10

Un pasado imborrable

Campo de concentración de Sachsenhausen

Oranienburg, Alemania. 2015.

Siempre he creído que es bueno que la gente visite estos lugares para recordar la Historia y saber hasta dónde puede llegar el ser humano. Pero no es nada fácil, y las sensaciones al respecto se contraponen y superponen: frío, terror, asco, miedo, incredulidad, odio…

Y aunque no nos acercamos en estas sensaciones a la realidad de lo que pudo sentirse en ese momento, lo que debe quedar claro es que es algo que no puede repetirse. Aunque prácticamente sea un día a día ignorado por la mayoría en distintos puntos del mundo. Terrible.