enero 9

El milagro de la luz

En alguna ocasión me han preguntado si, con lo que llueve en Asturias, no echo de menos el sol. Es cierto que el cielo aquí suele estar cubierto de nubes y hay mucha menos luz que en otros lugares de la Península; pero las nubes me gustan, y quitando los días en que el cielo es difuso (ni las nubes tienen forma, y todo se vuelve color gris), viviendo aquí no hay motivo para echar de menos la luz (como pasa en otros países, véase Inglaterra, que, por lo que me han dicho, da poca tregua a sus habitantes en lo que a lluvia y cielos oscuros se refiere).

Este año está siendo un poco atípico puesto que ha hecho «bueno» (esto va según pareceres) hasta hace bien poco, y la lluvia no acompaña tan a menudo como en el 2010. Pero ya sí se nota que estamos en invierno, con la bajada de temperaturas, el desnudo de los árboles y, sobre todo, la luz. Las nubes cubren casi a diario el sol, parcial o totalmente, lo que nos deja días de semipenumbra en los que, muy a mi pesar, hay que utilizar la luz eléctrica aún siendo de día.

El caso es que, es en días como estos, en los que «el milagro de la luz» es aún mayor, convirtiendo este paraíso natural en una increíble postal digna de ser admirada. Tras una mañana de tormenta, las nubes se abren y dan paso a un sol que calienta, aunque el cielo mantenga sus nubes grises a la espera. Es en ese rato que el día «abre» que cambia el color de los paisajes, pasando los prados del verde oscuro al intenso, e iluminando los haces de luz que se escapan entre las ramas de los árboles cada una de las gotas que hace equilibrios en ellas.

Y, como por arte de magia, uno siente que el cuerpo va cogiendo temperatura, que los cabellos brillan (como en los anuncios de Pantene 😉 ) y las caras se iluminan. El estado de letargo en que parecen sumirse los cuerpos en invierno deja paso a la sangre y la vida, que llega a nosotros, igual que a la naturaleza, tras habernos cubierto de agua.

Sí, definitivamente aquí hay menos luz que en otros lugares, pero cuando el sol hace acto de presencia es capaz de despertar la vida.


Etiquetas: , , , ,

Publicado 09/01/2012 por ihortalen la categoríaAsturias", "estaciones", "naturaleza", "Reflexiones

9 HUELLAS :

  1. De Inma el

    Preciosa foto, y precioso el texto que lo acompaña, la verdad es que aquí donde vivo es todo lo contrario, la luz es algo espectacular. De esas que duelen los ojos a veces. Un saludo. Inma

    Responder
  2. De ihortal (Autor del artículo) el

    ¡Muchas gracias, Inma! Creo que es maravilloso que existan tantos contrastes, incluso dentro de una misma tierra. Y sin la luz…¡no somos nada! :-O

    Responder
  3. De Covi el

    Isa!eso es Asturias…tan versátil y ambigua,tan cambiante e inconstante, capaz de convertir el dia más negro en alegría…esa es la luz de Asturias y también de todos los asturianos que yo creo que siempre andamos de buen humor pese al mal tiempo porque sabemos que al final tiene su recompensa: ese rayín de sol, esa pequeña nube que vuela, ese cielo que poco a poco va despejando dando lugar a otro lugar, otro tiempo, otro, quizás, estado de ánimo. Gracias por tus fotos y tus bellas palabras!!

    Responder
  4. De Isabel Hortal (@ihortal) el

    Jesús, totalmente cierto, ¡comprobado! 🙂
    Covi, ¡gracias a ti por pasarte y leerlo! Para una «visitante» como yo, hace falta que pase tiempo para darse cuenta de ello, pero es cierto que aprendes a entender un poco más el tiempo, a ser paciente y tomarte las cosas con calma…en Madrid muchos días el cielo no tiene nubes, haga bueno o malo, así que no exite un rayo de luz que cambie el estado de ánimo así, inesperadamente. ¡Tu tierrina esconde muchos de estos secretos maravillosos! 😉

    Responder
  5. De Eva el

    Casi me haces cambiar de opinión con respecto a el tiempo de Asturias… casi…

    Responder
  6. De David el

    Al ver la magnífica foto, y esa redacción (no menos magífica) al lado de la misma, ha hecho que se me pusieran los pelos de punta.

    Increíble!!

    Enhorabuena Isa, cada día te superas y lo haces mejor! Bajo mi modesta opinión.

    Responder
  7. De ihortal (Autor del artículo) el

    Eva, ¿casi? La próxima vez que vengáis te enseño lo mágico de la luz asturiana 😉
    David, ¡muchas gracias! Me hace mucha ilusión que me digas eso, espero seguir mejorándome, ¡y que tú lo sigas viendo! 😀

    Responder
  8. Pingback: Ruta del desfiladero de las Xanas | ihortal

Responder a ihortal Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *