octubre 8

La Caldera de Taburiente

Otra de las rutas famosas de La Palma es la del Barranco de las Angustias, en la cual se recorre el interior de la caldera de Taburiente. Para poder hacerla de un modo abarcable, lo que se suele hacer es dejar el coche en el interior de la caldera y alquilar un taxi para subir al mirador de los Brecitos, desde donde comienza el descenso entre árboles por las laderas del cono de la caldera, recorriendo el barranco que da nombre a la ruta. 

Una vez se llega al área de acampada, a la que tan solo se puede llegar a pie, el camino discurre sorteando el río Taburiente. Si bien el comienzo de ruta lo hicimos prácticamente solos, al llegar a esta zona empezamos a ver cada vez más senderistas, puesto que otra opción para recorrer este paraje es caminar desde el aparcamiento donde nosotros habíamos dejado el coche inicialmente hasta este área de acampada. 

En total la ruta que hicimos fue de 16,64 kilómetros en aproximadamente 4 horas, en general muy sencilla aunque la parte final, si se sigue el camino en vez de caminar sorteando el río, es algo más dura por ser un constante subir/bajar (y que también hacía más calor por ser más tarde y haber menos árboles). 

Ruta del Barranco de las Angustias, La Palma, islas Canarias.
Agosto 2021
abril 29

20/04/20 Onceava práctica PICA

Esta práctica, fruto de las circunstancias, trataba sobre qué sentimos en el encierro. Mi mensaje adjunto a este trabajo fue el siguiente:

La cuarentena nos quita mucho, pero también nos da tiempo para hacer todo aquello que teníamos pendiente, estar con la familia (física o virtualmente), aprender cosas nuevas…¡incluso aburrirse! Pero también nos está dando la oportunidad de contemplar, que según la RAE es «observar con atención, interés y detenimiento una realidad, especialmente cuando es tranquila y placentera o cuando se hace con pasividad»

Mis fotos son un reflejo de lo que contemplo a diario: los cambios de luz y del tiempo, la llegada de la primavera y, sobre todo, esos cielos que brillan y explotan como nunca cuando no los llenamos de contaminación.