noviembre 29

Cuarta etapa del canal de los dos mares: de Moissac a Toulouse

La cuarta etapa del canal de los dos mares termina en el cruce de canales que se produce en Toulouse, donde van a dar el del Garona y el del Mediodía o Midi. Toda esta obra de ingeniería fluvial, que es navegable y se hizo en el siglo XVII, sirve para conectar el océano Atlántico con el mar Mediterráneo.

El camino de esta cuarta etapa continúa yendo pegado al canal, con paisajes preciosos y mucha barquita de vividores navegándolo. La cosa se complica al entrar en Toulouse, como suele pasar con las grandes ciudades, y el camino por su interior se vuelve algo más caótico hasta que consigues atravesar la ciudad.

Toulouse, Alto Garona, Francia.
Septiembre de 2022
noviembre 24

Tercera etapa del canal de los dos mares: de Agen a Moissac

Lo más destacable de la tercera etapa del canal de los dos mares es su paso próximo a Auvillar, uno de los supuestos pueblos más bonitos del sur de Francia y parte del Camino de Santiago. Está ubicado en lo alto de un promontorio, por lo que destacan sus vistas de la campiña francesa (y de la Central Nuclear de Golfech, que ya salía en el post anterior) desde allí. 

En su conjunto es un bonito pueblo, con casas de entramado de madera bien conservadas. Destaca el almacén de grano circular en el centro de la plaza principal. 

 

Auvillar, Tarn-et-Garonne, Francia.
Septiembre de 2022
octubre 18

Entre dos mares

Skagen es un lugar especial, pues en esa puntita al norte de Jutlandia es donde se encuentran el mar Báltico con el Mar del Norte.

El paseo a la orilla de ambos mares estaba abarrotado en agosto (aunque prácticamente nadie estuviera bañándose), incluso había un autobús todoterreno que te llevaba hasta la punta donde se unen ambos mares. En las diferentes calas también nos encontramos con restos de cangrejos, medusas y estrellas de mar entre otros seres marinos, que habían sido arrastrados irremisiblemente hasta la orilla.

Skagen, Jutlandia, Dinamarca.
Agosto 2022
Categoría: lugares, viajes | DEJA TU HUELLA