julio 29

El valle de los Neandertales

Fue gracias al libro «La vida contada por un sapiens a un neandertal» de Juan José Millás y José Luis Arsuaga que descubrí la existencia de lo que se conoce como el valle de los neandertales.

En esta zona, ubicada en las proximidades del municipio de Pinilla del Valle (situado en el valle alto del río Lozoya), se está trabajando en diversos yacimientos, en los que por ahora se han encontrado restos de plantas y animales, entre los que destacan las hienas y los neandertales. Estos vestigios abarcan desde entre 300.000 y 40.000 años antes de la actualidad, y son un auténtico descubrimiento a nivel nacional e internacional. La suerte fue que las cuevas donde se han encontrado se derruyeron en el pasado, de ahí que aún queden restos analizables (puesto que estaban tapados por el techo de la cueva).

Es de lo más curioso recorrer este valle (que, a día de hoy, también es un auténtico vergel dentro de la Comunidad de Madrid) y pensar que hace miles de años lo habitaron no solo nuestros antepasados, sino también especies como elefantes, leones o hienas. Según nos contaron en la visita, debía de tratarse de una zona especialmente rica, que contaba con agua y vegetación variada dado el carácter alpino de la zona, y es por ello que esporádicamente era habitado por poblaciones de neandertales.

Dentro de poco empezará la nueva temporada de trabajos en la excavación, pero aún se encuentran investigando lo que se ha encontrado en años anteriores, como por ejemplo la zona de «trofeos», un espacio en el que se colocaron cráneos de animales sobre piedras. No se puede saber cuál fue la finalidad de esta sala, pero debajo de alguna de estas piedrecitas se encontraron parte de los restos humanos del yacimiento, unos dientes pertenecientes a un neandertal.

Sin duda merece la pena visitar el lugar, primero porque las explicaciones de los jóvenes encargados son muy completas e ilustrativas y hacen muy interesante las dos horas de ruta en las que no se pueden ver más que paisajes, y segundo porque el espacio en sí es una preciosidad, sin duda uno de los lugares más bonitos de la Comunidad de Madrid.

Valle de los Neandertales, Pinilla del Valle, Madrid.
Julio de 2022
julio 11

Meteora

Allí donde Zeus encerró a los titanes fue el hombre a plantar sus monasterios en todo lo alto. El conductor que nos llevó de la agencia de alquiler de coches al aeropuerto nos preguntó: «¿Quién sería el primero al que se le ocurrió?», y es que, una vez se ha visto el lugar en primera persona, es una pregunta que te haces casi obligatoriamente.

Por suerte ahora cuentan con un sistema de carga de suministros automático, pero en antaño a las personas y mercancías las subían manualmente, metidas en redes.

Piedras que te miran

Un paisaje de lo más sorprendente.

Meteora, Tesalia, Grecia.
Mayo 2022
junio 27

Romántica Olimpia

Si se viaja el Peloponeso, una de las visitas casi obligadas es Olimpia. A día de hoy el pueblo se mantiene básicamente por y para el turismo (muy alemán y mucho francés), pero el sitio arqueológico donde en la Antigüedad se celebraban los Juegos Olímpicos (para situarnos, los primeros se celebraron en el 776 a.C.) merece mucho la pena. Si bien «solo quedan restos» (la premisa para la que hay que estar preparado cuando se viaja a Grecia), el paseo por todo el lugar es muy agradable y consigue que te hagas una idea del tamaño y las actividades que allí se realizaban. Además se puede visitar un museo con más explicaciones, alguna que otra escultura relevante y unos mosaicos que me encantaron por su expresividad.

Olimpia, Peloponeso, Grecia.
Mayo 2022
junio 16

Corinto

En Corinto visitamos el canal que separa la península del Peloponeso de la Grecia continental, y por el que antiguamente pasaban las embarcaciones entre el mar Egeo y el golfo de Corinto. Y digo antiguamente porque hoy podrían seguir haciéndolo, pero se ha quedado casi prácticamente para uso turístico, porque su ancho es solo de 21 m.

Por otra parte, merece la pena recorrer los restos de Acrocorinto, la antigua Acrópolis que, a día de hoy, parece más una fortaleza. Las vistas desde lo alto son estupendas, pero claro, para llegar hay que subir unas pocas cuestas…jeje.

Corinto, Grecia.
Mayo 2022
junio 3

Contaminación marciana

El parque minero de Riotinto es otro sitio bastante peculiar y único. Lo que fue una explotación minera actualmente puede visitarse utilizando las vías del ferrocarril que transportaba lo extraído, y así observar cómo esos minerales han contaminado las aguas del río, dejando una imagen totalmente marciana.

A día de hoy aún se trabaja en las proximidades en diversas minas a cielo abierto, que tienen un tamaño descomunal, no es posible hacerse a la idea viendo las fotografías.

Parque minero del Riotinto, Huelva, España.
Abril de 2022